MEMORIA POSTMODERNIDAD:

ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN A LA POSTMODERNIDAD2. POSTMODERNIDAD: SU DEFINICIÓN COMO CORRIENTE3. MARCO SOCIO-HISTÓRICO- La sociedad- La persona4. LOS VALORES DE LA POSTMODERNIDAD- En la Postmodernidad, “Todo Vale”- Comparamos: Los valores de la Postmodernidad, frente a los valores de la Modernidad - Jerarquía de Valores- Esteticismo- El carácter emocional del conocimiento axiológico5. LA CULTURA POSTMODERNA1) El arte2) La política3) La religión4) La literatura5) Los medios de comunicación6) El argot juvenil7) Grupos Juveniles
6. LA EDUCACIÓN EN LA POSTMODERNIDAD1) La Postmodernidad como crisis educativa
2) Educación y cultura postmoderna3) Fundamento axiológico de toda educación4) Educación postmoderna7. LA FILOSOFÍA POSTMODERNA: Nietzsche, el primer postmoderno- La ética del superhombre- El perspectivismo8. NIKLAS LUHMANN: TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS
- Introducción - Se basó en Nietzsche: Teoría General de Sistemas9. EL DISCURSO DE LA TECNOLOGÍA: A.TOFFLERBIBLIOGRAFÍA


1. INTRODUCCIÓN A LA POSTMODERNIDAD.


Al introducir este capítulo teórico que pretendemos elaborar sobre la Postmodernidad, no podemos olvidarnos de “su antecesora”, la Modernidad. Por eso, comenzaremos diciendo que tanto Modernidad como Postmodernidad no se entienden. Los cambios que antes se inauguraban cada siglo, hoy lo hacen cada década. La Historia ha perdido el sentido, y sólo interesa el presente, lo que hemos venido a llamar la Postmodernidad.
La Postmodernidad no es un tiempo concreto ni de la historia ni del pensamiento, sino que es una condición humana determinada. La vida de esta corriente, es una vida sin un modelo a seguir, o más bien, una vida con tantos modelos que hace difícil o imposible diferenciar unos de otros. Los cambios se producen con tal rapidez que es imposible determinar una época.
La alegría hoy se vive en la desaparición de los dogmas, en la disolución del sentido de la Historia, como bien hemos apuntado anteriormente, en la abolición de los grandes relatos y en el triunfo de la estética sobre la ética. Todo esto es, para gran parte de la sociedad postmoderna, el talante y el modo de vida de progreso y superación. Es la Postmodernidad.
Por todo ello, nos introducimos en la Historia, pero en la Historia de esta corriente, y no en el pasado; nos interesa buscar el fundamento filosófico de este modo de pensar, sentir y vivir de la sociedad; describir los valores y la cultura de esa filosofía postmoderna; y, sobre todo, profundizar en la educación, que es el tema que realmente nos interesa abarcar en este trabajo. No olvidamos que uno de los elementos fundamentales de la Postmodernidad, es la tecnología, y también las distintas teorías que se habrán producido con su aparición.


2. POSTMODERNIDAD: SU DEFINICIÓN COMO CORRIENTE.

Actualmente, es imposible dar una definición exacta a la Postmodernidad, palabra derivada de “postmodernismo”, como bien empezó a llamarse en sus inicios.
Como bien expresa LYOTARD, el gran iniciador del debate sobre la postmodernidad, “el término está en uso en el continente americano, en pluma de sociólogos y críticos. Designa el estado de la cultura después de las transformaciones que han afectado a las reglas de juego de la ciencia, de la literatura y de las artes a partir del siglo XIX” (LYOTARD, J.F. La condición postmoderna, Cátedra, Madrid, 1984, p.9).
La dificultad para definir esta corriente, está presente gracias a su reciente aparición, además de otros aspectos. A pesar de todas estas dificultades, es evidente que la postmodernidad está relacionada con la modernidad.
El Postmodernismo describe la filosofía del examinar la naturaleza del significado y del conocimiento. Los postmodernistas cuestionan la validez de la fe en la ciencia y el racionalismo que se originó durante la Ilustración y que comenzó a estar asociada con la filosofía conocida como el modernismo.
Nuestra sociedad ya no es "moderna" pero queda todo un substrato de creencias de la modernidad que se van rápidamente disolviendo. El postmodernismo acaba con la modernidad. Lo podríamos caracterizar como el pensamiento de la incertidumbre, de la duda. La reacción postmoderna trajo consigo un desencanto respecto de la Modernidad, sus promesas y expectativas; dice Habermas en su libro "La Postmodernidad" que el proyecto moderno alcanza su apogeo con la Ilustración en el siglo XVIII. Sus esfuerzos se concentraron en desarrollar una ciencia objetiva, leyes universales y morales y un arte autónomo. Pero el objetivo último de esta cultura especializada era el enriquecimiento de la vida cotidiana: "Los pensadores de la Ilustración tenían la extravagante expectativa que las artes y las ciencias no solo promoverían el control de las fuerzas naturales, sino también la comprensión del mundo y del yo, el progreso moral, la justicia de las instituciones e incluso la felicidad de los seres humanos". Ya antes el conocimiento que la modernidad produce es puesto en tela de juicio por Nietzsche más que por ningún otro, al introducir una mirada que incluye nuevas perspectivas.

El pensamiento postmoderno, sucesor de los rasgos románticos y artísticos de la modernidad enfatiza la afirmación de la diferencia, la importancia del saber narrativo, de sus contenidos.
Sin más, se cree imposible definir la Postmodernidad, sin antes presentar a su gran iniciador, nombrado anteriormente: LYOTARD.
Jean-François Lyotard (Versalles 1924-París 1998), fue un filósofo francés, reconocido por su introducción al postmodernismo a finales de 1970. Este autor, criticó la sociedad actual postmoderna por el realismo del dinero. Criticó los metadiscursos: el cristiano, el iluminista, el marxista y el capitalista. Según Lyotard, estos son incapaces de conducir a la liberación.
La cultura postmoderna se caracteriza por la incredulidad con respecto a los metarrelatos, invalidados por sus efectos prácticos, y actualmente, se trata de actuar en espacios muy diversos para producir cambios concretos. Defendía la pluralidad cultural y la riqueza de la diversidad.
Entre sus obras destacan: Economía libidinal (1974), La condición postmoderna: Informe sobre el saber (1979), La diferencia, traducción publicada en 1999 (1983), entre otras.
Algunas de las ideas sobre la Postmodernidad de Jean-François Lyotard:


· "Post no debe entenderse en el sentido de una dinámica: ir más lejos que la modernidad para poder regresar a ella".
· "Una nueva función intelectual está naciendo: como hacen muchos artistas buscamos experimentar, inventar. Nuestra categoría social, finalmente, es la imaginación".
· "Hay que tomar distancias, comenzar todo de nuevo. Hay que reencontrar lo que había sido reprimido: las artes plásticas, la estética, la música. Desembarazarse de la culpabilidad política".
· "Creo que la gente que no está perdida por completo es aquella que ha conservado su infancia muy cerca. Y esto es al mismo tiempo una cosa que obstaculiza la idea cartesiana de la modernidad: poner el contador en cero, decretar el Año Uno del nuevo pensamiento".
· "La crisis es permanente, es inherente a la modernidad".

· "Nuestro trabajo consiste en analizar la decadencia de los ideales modernos, para tratar de comprender lo que, en la modernidad, implicaba ya la desaparición de esa idealidad".
· "El verdadero sentido de la palabra “postmoderno”, en la crítica norteamericana y en la arquitectura italiana, se refería al final del movimiento modernista. Yo dije que no, que no se trataba del abandono puro y simple del proyecto de modernidad, sino de su reescritura".
· "Todo modernismo contiene la utopía de su fin. Si se quiere verdaderamente oponer lo moderno a lo postmoderno, se puede decir que éste insiste en la reescritura, mientras que lo moderno insiste en la revolución".
· "El sentimiento del desencanto es inherente a la modernidad; eso forma parte de la mitología de la realidad occidental y comienza con Platón".
· "Nuestros últimos grandes intelectuales, como Sartre y Foucault, se equivocaron cuando creyeron designar la causa justa. Vivimos en una sociedad demasiado compleja, demasiado cargada de crímenes para eso. Sólo podemos resistir en torno de puntos precisos, sin poder afirmar: he aquí el sentido general de la historia, he aquí su representante".


3. MARCO SOCIO-HISTÓRICO.
Podríamos decir que el postmodernismo no tiene un marco histórico claro, puesto que sabemos cuando empieza pero no cuando termina, ya que es considerado como un desencanto del modernismo.
Bien, lo que está claro es que se empezó a hablar de postmodernismo a partir de que Jean- François Lyotard publicase su libro. Sin embargo, no fue el primero en hablar de postmodernismo, fue Federico de Onís el que utilizó este término por primera vez para referirse a la reacción frente al modernismo dentro de la poesía.
Si quisiéramos enmarcarlo como marco histórico, deberíamos situarnos en la caída del muro de Berlín. Entonces conoceremos un nuevo hecho social: la globalización.
Bien, nos vamos a basar en un conjunto de características para explicar que cambia históricamente la Postmodernidad, en la sociedad y en la persona en sí:

La Sociedad:



Mediante Internet la gente aprende a socializar, se busca la inspiración en la red y se crean teorías de conspiraciones para explicar los cambios económicos, sociales, religiosos, políticos y medioambientales.
La Persona:
· El individuo vive el presente y se olvida del pasado y del futuro.
· Se necesita lo inmediato.
· Se pierde la personalidad individual de cada uno.
· Se rinde culto, no a ideas sino al cuerpo y la liberación personal.
· Lo místico justifica sucesos.
· Preocupan los desastres naturales y el fin del mundo.
· Ya no se cree en la razón y la ciencia, pero sí en la tecnología.
· Se explica la existencia del individuo mediante el relativismo y la pluralidad de opiniones.
· El subjetivismo es utilizado para analizar la realidad.
· No se cree en el poder público.
· Desaparición de los idealismos y pérdida de preocupación por la justicia.
· Ya no se valora el esfuerzo ni la autosuperación personal.
Mediante Internet la gente aprende a socializar, se busca la inspiración en la red y se crean teorías de conspiraciones para explicar los cambios económicos, sociales religiosos, políticos y medioambientales.


4. LOS VALORES DE LA POSTMODERNIDAD.

· En la Postmodernidad, “TODO VALE”.
La visión filosófica de la Postmodernidad, que hemos redactado anteriormente, afecta a todos los ámbitos del ser, del conocer y del vivir, y, sobre todo, a un pluralismo o politeísmo de valores. “Todo vale”, ya que el valor es siempre circunstancial en la Postmodernidad:
- Ante el desencanto de la razón y la pérdida del fundamento, surgen valores como: el pluralismo y la diversidad, fragmentación, pensamiento débil, desorientación, tolerancia, escepticismo, secularización, etc.
- De la incredulidad ante los grandes relatos y la disolución del sentido de la historia, nacerán valores como: la liberación, desconfianza, agnosticismo, pasotismo, humor, lo cotidiano y lo superficial, las pequeñas historias, etc.
- El esteticismo y la fragmentación moral generan valores como: la afectividad y el sentimiento, el placer, narcisismo, novedad, culpabilidad (no organiza la vida moral), etc.

· Comparamos: Los valores de la Postmodernidad, frente a los valores de la Modernidad.
Ya que en esta corriente que explicamos (la Postmodernidad), “todo vale”, esta comparación siempre quedará inacabada:

Son todos los que están, pero no están todos los que son.
|| POSTMODERNIDAD
MODERNIDAD
Lo relativo
Lo absoluto
La diversidad
La unidad
Lo subjetivo
Lo objetivo
El placer
El esfuerzo
Lo “light”
Lo fuerte
El presente
Pasado/Futuro
La secularización
La sacralización
El sentimiento
La razón
La estética
La ética
El humor
La formalidad
El agnosticismo
La certeza
El pasotismo
La seguridad
Etc.
Etc.

Todos estos y otros posibles valores, surgen de estos tres núcleos:
o Relativismo (ser, razón y valor).
o Presente (momentáneo, cotidiano).
o Esteticismo (individualismo hedonista/narcisista).




|| 1. Valores ascéticos.
2. Valores estéticos.
3. Valores éticos.
4. Valores económicos.
En este esquema, podemos observar los siguientes puntos:
a. Los valores más altos, están más cerca de la línea vertical y los más bajos se encuentran más alejados. Es el orden de la realización del tiempo de los valores.
b. Los antivalores crecen en gravedad a medida que se desciende en la escala.
c. Los valores económicos deben preceder a los éticos y éstos han de ser vividos antes que los estéticos, antes que los religiosos.

No obstante, no se puede prescindir de un valor sin tener en cuenta el valor de este para el resto de valores.

· Esteticismo.
Por tanto, los postmodernos no pueden plantear una estética sin ética pues se ignoraría el concepto verdadero.
Por otro lado, los valores crecen si se baja la escala, es decir, los valores económicos y éticos se consideran obligatorios pues son más cercanos a todas las personas dejando al margen los valores estéticos y religiosos, siendo estos no obligatorios.
Los postmodernos, hacen prevalecer lo personal a lo social.
Egoísmo y Gregorismo, son conceptos negativos para la sociedad/persona. El egoísmo “niega el carácter social de todo valor”, el gregorismo “personal”.
El egoísmo beneficia a los valores altos mientras el gregorismo a los valores bajos.
El problema está en determinar el límite, la Postmodernidad apuesta por el individualismo, siendo la sociedad un medio al servicio de la persona aunque éste a veces puede verse penalizado por las leyes de la sociedad.

· El carácter emocional del conocimiento axiológico.
Otro argumento que explica el desacuerdo entre Modernidad-Postmodernidad, es el carácter emocional del conocimiento de los valores o la desnudez de razón ante los mismos.
Las diversas aplicaciones sobre qué es el hombre indican que existe subjetividad, y consecuentemente pluralidad y libertad.
El hombre alcanza el conocimiento aplicando las herramientas de la persona: razón, sensibilidad, cabeza, corazón. No obstante la esencia de nuestros valores es la institución emocional, no la intelectual, pues captamos a través de los sentidos.
Si no se da sentimiento, no hay valoración, por lo que cada persona valora según lo que es.
Como se ha podido demostrar, la Modernidad y la Postmodernidad, no son lo mismo, en cambio traen como objetivo alcanzar el bien o lo bueno.



5. LA CULTURA POSTMODERNA.
La postmodernidad como cualquier otra corriente que trata de explicar y valorar la vida, la sociedad y la naturaleza genera pues unos bienes culturales que van encaminados a la consecución del bienestar y la felicidad. Con la formación de esos bienes culturales se crea una nueva cultura, que se libera de la rigidez teológica, de la razón fuerte y del dogmatismo, de modo que partiendo del desencanto de la razón, de la pérdida de fundamento y de la ruptura de todo horizonte histórico, lo valido es lo que se cultiva, lo que sucede en el presente y exteriorizándose todo como bienes culturales. Desde aquí afirmamos que la cultura postmoderna es una cultura placentera, que cultiva lo que le gusta y agrada al margen de la costumbre, de lo social y oficialmente establecido. La postmodernidad da paso al relativismo cultural, afirmando lo inmediato, lo cotidiano y lo estético, añadiendo el placer, la liberación sexual, el consumismo, fomentando la igualdad, ensalzando los movimientos ecologistas, feministas, pacifistas, etc.
Para una aclaración más clara y directa de la cultura en la postmodernidad exponemos el siguiente cuadro, con las diferencias entre la cultura tradicional o clásica con la postmoderna.
CULTURA TRADICIONAL / CLÁSICA
CULTURA POSTMODERNA
Es la cultura de la escuela.
Es la cultura de la calle.
Va dirigida a una población determinada y concreta.
Va dirigida a una población general y multivariada.
Tiene más posibilidades de formación individual o grupal.
Posee más posibilidades de formación colectiva.
Tramita el conocimiento cultural del pasado.
Tramita el conocimiento cultural del presente.
Hace referencia a lo experimentado o experienciado.
Se pretende experimentar o experienciar.
La participación cultural es pasiva.
Tiene una participación cultural activa.
Están planeados los esquemas creativos, participativos y de libertad.
Se proporciona la posibilidad creativa, participativa y de libertad.

La proyección cultural va orientada hacia un trabajo o unos estudios.

La proyección cultural es concebida como acción vital.
Normalmente genera la negación del hedonismo cultural.
Da la posibilidad de un placer cultural.

Para lograr explicar de una forma más concreta y detallada la cultura postmoderna vamos a explicarla en los diferentes ámbitos:
1. EL ARTE
2. LA POLITICA
3. RELIGIÓN
4. LA LITERATURA
5. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL
6. EL ARGOT JUVENIL
7. LOS GRUPOS JUVENILES

1. EL ARTE: Carencia de toda norma.
En el ámbito del arte donde surgió el término postmodernismo, haciendo referencia a la superación, rechazo o acentuación de algunos aspectos del modernismo. El arte postmoderno es la carencia de toda norma estética, por lo tanto el artista es libre de expresarse como desee. Ahora el arte no posee ninguna referencia ni ningún modelo para poder evaluarlo porque ahora todo vale.
La arquitectura trata de superar el funcionalismo arquitectónico, este movimiento se caracteriza por sus carencias de referencias al entorno.
En la pintura, el postmodernismo es la realización extremista del modernismo, ahora la pintura trata de mirar el mundo con nuevos ojos. Encontramos el cuadro de “Impresión” de Monet, que en su día fue muy criticado por no ajustarse a las normas establecidas.

2. LA POLÍTICA: Desencanto, humorismo y pasotismo.
En la vida política se refleja un creciente desencanto, debido a la desvaloración de los valores supremos y la pérdida del sentido histórico entre otros, por lo tanto la sociedad manifiesta una actitud de humorismo y pasotismo. La actitud más generalizada
es el pasotismo que se une al humorismo, ya que la política carece de ilusión y esperanza y la mejor solución es pasarlo bien a su costa, haciendo de ello una fiesta. Los conocidos mítines-fiesta de partidos, que están de moda durante las campañas electorales, focalizan el aliciente de los seguidores en la fiesta más que en el mitin.

Con esto afirmamos que los partidos aparecen como un show, espectáculos risibles, en el que la imagen, la música, o los cantos sirven de soporte a un mensaje de grandes promesas, o propósitos de buenas intenciones, de poca o nula credibilidad, por lo tanto la política lo mejor es tomársela a risa, hacer de ella una broma pasajera, un espectáculo más.
Podemos decir entonces desde aquí que la esencia de la política se ha perdido por diversas razones:
- El hombre ha dejado de ser protagonista de la vida pública.
- Las opciones políticas tienen a uniformarse y la critica a evaporarse ante el conformismo y la mediocridad. (esto quiere decir que la derecha cada vez es menso derecha, la izquierda menos izquierda y se oyen cosas como “no hay a quien votar, todos los partidos son iguales…”).
- Las apariencias pasan a ser más importantes que la realidad. (las siglas o el logotipo más que el significado).
- Los partidos parecen más organizados como “modus vivendi” jerarquizado de sus dirigentes y afilados que como grupo interesado en un cambio social. (esto quiere decir que abandonan los ideales del partido por el amiguismo, influencias, fidelidad al superior… “no basta con ser socialista o popular hay que ser amigo de uno u otro dirigente en la cúpula de poder” con esto quiero mostrar cómo es la política).
- La amoralidad, a veces es inmoralidad, de los dirigentes e instituciones destruye la confianza de los ciudadanos en la política.

3. LA RELIGIÓN: Fragmentación y emoción “a la carta”.
La religión también se deja sentir el impacto de la postmodernidad. Ésta débil y relativista, ha desvalorado la religión, ha socavado su fundamento y ha suavizado su dureza y su vigor. Ha fragmentado el monoteísmo y la unidad de la fe, el hombre postmoderno puede optar por un elemento con total independencia de los otros: puede
ser creyente y no practicante, divorciado y recibir sacramentos, ateo y casarse por la Iglesia, o creyente y vivir un relativismo moral.

La religiosidad postmoderna es una religiosidad antropocéntrica, sociológica o ambiental, “a la carta”. Es un cóctel, un menú que cada uno fabrica según sus ideas, gustos, tradiciones o costumbres al margen de la fe en sí misma.

4. LA LITERATURA: Hedonismo y relativismo.
En la actualidad, muchas novelas presentan valores postmodernos. Destacamos autores y obras como:
· Umberto Eco, que nos presenta la novela de “el nombre de la rosa”, que como indica su nombre, el triunfo de lo definido. La novela describe el mundo medieval tardío, en decadencia en el que se mezclan contradicciones, desviaciones sexuales, triunfo de los sentidos frente a la razón, lo singular de la universal y lo inmediato sobre lo permanente.
· Milan Kundera y su obra de “Inmortalidad” entre otras.
· Gore Vidal del cual destacamos su obra del “Imperio”.
· Antonio Gala con su obra “el manuscrito Carmesí”.

5. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL: “ Todo vale”.
Todo es válido para comunicarse en una sociedad movida por impulsos e intereses propios de cada uno, encontramos aquí algunos cambios que se han producido en diferentes aspectos:
a) El valor del cuerpo:
En la postmodernidad el cuerpo ocupa el primer lugar en la jerarquía de valores. El cuerpo no es algo que tenemos, sino algo que somos; un instrumento u objeto de placer; que a veces puede entorpecer o facilitar nuestra relación con los demás.

b) La moda:
La moda va muy ligada al cuerpo, por lo tanto a la apariencia, por lo que también se encuentra muy valorada. La moda se encuentra en todo no solo en la ropa, sino en decoración, mobiliario, maquillaje... la moda pues acorde con los valores postmodernos, debe expresar un estilo de vida emancipado, libre de obligaciones, de normas, con humor e individualidad. Ahora cada uno, es uno mismo y lo patenta con su modo de vestir, sin dejarse llevar por la imitación.
c) El consumismo:
El consumismo es algo que está vigente en la actualidad ya que mediante los medios de comunicación, mediante anuncios nos incitan a comprar, por ejemplo un alimento, unas zapatillas, aunque no solo los anuncios nos incitan a consumir sino en las simples noticias, puedes ver algo que lleve una persona o un electrodoméstico que salga, una casa, todo en nuestra sociedad se mueve por el consumismo.
d) Las canciones:
La música es un valor importante e imprescindible para la sociedad ya que todo lo que nos rodea goza de musicalidad, con esto llegamos a la educación de los jóvenes ya que la música le influye poderosamente en su conducta. Las canciones por lo general transmiten un mensaje y esos mensajes quedan en nosotros o simplemente nos llevan al sentimiento de una emoción inexplicable en sucesivas veces.
e) El cine, la radio y la televisión:
Estos medios son los que transmiten generalmente los valores, presentes en el mundo, consumismo, moda, canción. Por lo tanto son entre otros muchos factores los que fomentan o incrementan el cambio de mentalidad.

6. EL ARGOT JUVENIL:
Podemos destacar de la población juvenil es vocabulario que utilizan, que nuevamente refleja el cambio y el nuevo estilo de vida, al crear nuevos términos y cambiar el significados a otros. Encontramos gran cantidad de términos utilizados por los jóvenes pero hemos seleccionado los siguientes que pensamos son de los más comunes entre nosotros:
- Agobiar = molestar, aburrirse, cansarse.
- Bola = mentira.
- Dar palo= desagradar.
- Flipar= gustar mucho, agradar.
- Planchar la oreja = dormir.
- Pirarse = marcharse.


7. GRUPOS JUVENILES:
Los diferentes gustos e intereses por música, ropa, baile, bebida, etc., dan lugar a la formación de una pluralidad de grupos entre los jóvenes, existen pluralidad de grupos pero aquí vamos a dejar explicitados solo algunos más comunes y representativos:
· Break boys:
Se suelen identificar con el hip hop y los grafitis.
· Skateboard:
Tiene una verdadera afición por el monopatín.
· Heavies:
Se identifican con el tipo de música heavy, rock duro.
· Moteros:
Su mundo gira en torno a las motos. Suelen realizar viajes en grupos con las motos.
· Pijos:
Se les reconocen generalmente por su indumentaria conjuntada.
· Hippies:
Se les suele reconocer generalmente también por su aspecto desaliñado.

Para aclarar la cultura postmoderna terminamos con una cita del propio Lipoverski, “la cultura postmoderna es descentrada y heteróclita, materialista y psi, porno y discreta, renovadora y reto, consumista y ecologista, sofistica y espontánea, espectacular y creativa (…). Al diversificar las posibilidades de elección, al anular los puntos de referencia, al destruir los sentidos únicos y los valores superiores de la modernidad, pone en marcha, pone en marcha una cultura personalizada o hecha a medida, que permite al átomo social emanciparse del balizaje disciplinario revolucionario”.


6. LA EDUCACIÓN EN LA POSTMODERNIDAD.

1. LA POSTMODERNIDAD COMO CRISIS EDUCATIVA.
Al hablar de crisis nos referimos en el sentido de cambio ante el cual hay que decidir (crisis en griego, acción de decidir). El distanciamiento es tan notable que los hijos son hijos de sus padres biológicamente, la postmodernidad ha venido a acentuar estos cambios. Los cambios en la educación actual no son más que una consecuencia de la crisis de los valores del hombre, ya que hace unas décadas la postmodernidad era inexistente en España. Sin embargo en la actualidad lo ha invadido todo en un corto espacio y de un modo tan acelerado que la mayoría de los profesionales de la educación son de mentalidad postmoderna, mientras que los hijos poseen un talante postmoderno. Ello ocasiona un enfrentamiento generacional que hace imposible el entendimiento entre padres-hijos produciéndose como consecuencia una huida del espacio familiar, escolar…hételos jóvenes poseen hoy en día un vocabulario propio muy diferente al que utilizan los padres, que les da la sensación de estar entre extranjeros que viven en la misma casa. Las diferencias alcanzan tal magnitud que se llega a un discurso inteligible, es el precio que ha de pagar la educación institucional (familia, colegio, iglesias) cuando no se adecua al ritmo de los jóvenes. Los padres e hijos parecen coexistir más que convivir en profundidad. Hoy existe como un <<foso ideológico separador de generaciones>>. Fuera de nuestras fronteras el cambio es similar, hasta la década de los 70 dominaban unos valores concernientes al deber y a la aceptación de lo coactivo, valores como la disciplina, la obediencia, el rendimiento. Entre 1965-1975 se produjo una disminución de estos valores y un incremento de los valores de auto desarrollo personal, los cuales incluyen tres tipos de valores:
1) Valores de crítica social (democracia, trato igualitario).
2) Valores hedónicos (placer).
3) Valores individualistas (creatividad, espontaneidad).
En cualquier situación este permanente cambio dificulta el diálogo y comunicación entre mayores y los jóvenes. La relación educativa se hace tensa.
2. EDUCACIÓN Y CULTURA POSTMODERNA
La postmodernidad ha generado y sigue fomentando valores culturales, que con la preatención de endoculturación (incorporación de personas a dicha cultura) hace difícil el entendimiento entre padres (modernos) e hijos (postmodernos). La educación, sin embargo, no puede reducirse a poner al hombre en relación con la cultura. Esto es necesario como primer paso, pero no es suficiente. Junto a ello ha de realizarse un camino ascendente en el que la educación sea sucesivamente crítica de la cultura. Interesa paralelamente a la educación potenciar este aspecto crítico de la cultura, para que el educando sea capaz de fomentar la individualización y personalización. Sólo de este modo se podrá realizar una opción personal y discernir si los valores culturales que ofrece la postmodernidad merecen ser vivenciados o por el contrario ser todos como contraculturales. Cultura y contracultura son juicios de valor ante otros modos de pensar. De este modo la producción postmoderna puede denominarse como una corriente cultural o contracultural. Hoy vivimos en un mundo multicultural en el que la convivencia de culturas manifiesta la diversidad y el pluralismo humano. Los medios de comunicación social nos ofrecen a diario una pluralidad de formas de vida en la que al parecer casi todo hoy vale con tal de que alguien lo defienda. La cultura al igual que la educación siempre se verán sometidas a un constante cambio. Esta es la grandeza del hombre (el fundamento en unos o en otros valores hace posible la pluralidad de culturas) lo que nos hace libres para poder optar. Las crisis hacen que la educación sea cada vez más ricas y plurales.
3. FUNDAMENTO AXIOLÓGICO DE TODA EDUCACIÓN.
Hoy queda ya fuera de toda duda el fundamento axiológico de cualquier acto educativo. El problema no radica en el tipo de valores que hacen de fundamento, sino que se complican más al contemplar la doble cara del valor: su existencia ideal (más allá de la experiencia) y real (yo aquí y ahora). Siempre se buscará en la educación la perfección, surgiendo divergencias al delimitar el contenido concreto de esa perfección: qué valores, qué sentido, qué orden…etc. El problema educativo es un problema por tanto axiológico: si el valor radica en el hombre o fuera de él. Ello nos conduce aun subjetivismo y objetivismo axiológico Si los valores son subjetivos a la educación será <<educere>> es decir, sacar, extraer, dar a luz. Por el contrario si los valores son objetivos, la educación será <<educare>> conducir, guiar, orientar a una meta. Calificar pues, algo educativo conlleva necesariamente una referencia (explícita o implícita) al valor en todas y cada una de las dimensiones de la educación:
· Al hombre, como sujeto de su propio proceso formativo, el quién de la educación.
· Al contenido, o qué de la educación, en cualquiera de sus aspectos (físico intelectual, afectivo, moral).
· A la forma, o cómo se realiza la educación.
· A la finalidad, o para qué del proceso educativo.
Desde esta visión axiológica de todos y cada uno de los aspectos del proceso educativo, se presenta el dilema de la aceptación o rechazo de lo existente. Aceptar los valores vigentes o bien cambiar la situación dad por antivaliosa es siempre el problema y el quehacer de toda educación.
4. EDUCACIÓN POSTMODERNA.
Nos encontramos desnudos de razón y por lo mismo rechazamos la modernidad. Nos inclinamos más bien por una búsqueda conjunta de la verdad y el bien, sin vencedores, sin vencidos, sin buenos ni malos, sin inteligentes ni torpes, que nos oriente hacia una determinada opción solo se da en la teoría un modelo perfecto de realización práctica más bien nos encontramos con una confluencia de varios modelos pero en realidad no existen. Por tanto aceptamos críticamente la realidad existente que nos ofrecen. Educar según la postmodernidad es educar para el bien y la felicidad. Podemos afirmar que educar en la postmodernidad es educar en:
- El relativismo del ser, de la razón y del valor.
- El presente, lo momentáneo y lo cotidiano.
- El esteticismo o individualismo hedonista y narcisista.
La educación siempre ha de humanizar, haciendo a la persona más valiosa en su dimensión individual y social.
Educación relativista:
Es educar en el politeísmo y pluralismo, en el pensamiento débil, en la secularización, la desorientación, la tolerancia, etc. el racionalismo extremo sobre valoro la razón, entregándose a los profetas de la ciencia y no de la educación olvidando el aspecto afectivo y lúdico de toda formación como la gratuidad y el gusto por el saber mismo.
Los programas escolares fueron predominantemente intelectualistas, enciclopédicos y memoristas. La nueva educación postmoderna caminara por las sendas del pluralismo. Si el absolutismo ha llevado a la educación a fuertes dictaduras, el relativismo nos conduce a inseguridades y a enfrentamientos de unos contra otro. Si todo vale para el fuerte y para el débil, la ley del más fuerte será la realidad. El relativismo nos ha deparado la grandeza del pluralismo social como político y religioso, pero sin unas mínimas bases comunes de convivencia la libertad y la misma vida seria un privilegio de unos pocos, los más fuertes y poderosos produciéndose una pérdida social. No obstante han de proporcionarse valores firmes pero al mismo tiempo flexible y tolerante para que llegue a ser una educaron para todos.
La nueva educación postmoderna ha de plantearse la convivencia y valiosidad de un Dios humanizador, lejos de toda esclavitud, cuya presencia haga más cordiales y alegres las relaciones sociales. De esta manera seria aceptado en todo tipo de educación.
Desde un politeísmo de valores no es posible acuerdo alguno sobre el bien y por lo mismo imposible afirmar en que consiste la buena persona y la buena sociedad. La educación he de ser débil, con las ventajas de pluralismo y la tolerancia, pero también con los riesgos que tal educación conlleva.
Debemos agradecer a la educación postmoderna el valor otorgado a la tolerancia, a la flexibilidad y a la actitud dialogante, sin cuya vivencia se hace imposible la convivencia en una sociedad pluralista y democrática.

Educar en el presente:
Es educar en los valores de lo cotidiano, las pequeñas historias, la desconfianza, el humor. La liberación, la superficialidad, acnoticismo y pasotismo para vivir la realidad. Lo que cuenta es el aquí y el ahora, no existe ni el misterio ni la salvación ni el sentido, liberándose de las ataduras históricas y remordimientos del pasado, como también de las antiguas y preocupaciones del futuro. La vida y el sentido de la educación se perciben como un presente en cambio permanente por tanto hemos de agradecer a la postmodernidad la recuperación del valor del presente, la liberación de preocupaciones pasadas y futuras. Sin embargo, la realidad de la construcción humana que es presente quita pasado y futuro. Lo que significa quitar al ser humano una dimensión singular distintiva y diferenciadora de otros seres. Es mas, carecer de futuro es carecer de esperanza y de identidad. Solo nos queda pasotismo, humor, conformismo y la esquizofrenia entre lo que es y lo que debe ser. Esto puede conducirnos a una educación sin personalidad, cambiante pero sin función. Pero vivir en el presente puede conducir al ser humano a la autodestrucción (droga, alcohol, sexo, etc.).
Otro aspecto a considerar es el consumo, pues vivimos en una sociedad consumista en la que todo entra en la oferta y demanda del mercado y todo se puede elegir, lo que hoy se lleva o vale, deja de serlo rápidamente, por lo que el presente apenas deja tiempo para la reflexión y el disfrute. Hoy, postmodernos o no, nadie escapa de la influencia del consumismo (prensa, radio, TV,…) nos incita a comprar, a poseer, a aparentar a no ser menos que el otro. La educación consumista valora las apariencias más que la realidad, se muestra insolidario ante quienes carecen de lo más indispensable para la vida, solo ve a través de la utilidad o satisfacción de lo que algo o alguien puede reportar, mostrándose ciego ante el valor de la gratuidad. Por lo que difícilmente puede afirmarse que haga más valiosa la persona individual y socialmente.
Educar en el individualismo hedonista y nacista:

Es educar en la afectividad y el sentimiento, el placer inmediato, el narcisismo, la aculpabilidad y la novedad. En definitiva pretende una educaron que tenga como base el subjetivismo o esteticismo frete a un fundamento ético.
La juventud no se orienta con relación a un norte, sino que su punto de referencia es la posición de los demás.
Hemos de reconocer a la postmodernidad su acierto en valorar la afectividad, frente a la modernidad, por cuanto es el sentimiento y el afecto la dimensión humana que nos reporta un mayor grado de felicidad pues somos más felices cuando amamos que cuando sabemos o razonamos esto es olvidado en la educación formal, en la cual ha predominado la razón. La postmodernidad invertirá el orden, la moral no será otra cosa que la expresión de unos sentimientos y unas actitudes.
Frente a la educación tradicional en la que el placer y el cuerpo eran infravalorados a favor del esfuerzo, la razón, la postmodernidad ha postulado el valor del placer y del cuerpo.
Ciertamente la modernidad con su racionalismo mutiló la persona en detrimento del sentimiento; la postmodernidad ha mutilado la razón favor del sentimiento.
La tarea de educar es saber integrar el placer y es esfuerzo, la diversión y el compromiso, lo permanente y lo pasajero, el sexo y el amor.

7. LA FILOSOFÍA POSTMODERNA: Nietzsche, el primer Postmoderno. Nietzsche187a.jpg
Para explicar un poco los orígenes de los postmodernistas y las influencias de éstos, es inevitable nombrar la figura de Friedrich Wilhelm Nietzsche.
Los tres aspectos que podríamos destacar de la influencia de Nietzsche a los postmodernos fueron: la muerte de Dios, el superhombre y el perspectivismo.
Cuando Nietzsche habla de que Dios ha muerto, no se refiere a que haya existido y posteriormente haya muerto (un absurdo), significa el fin de la creencia de un Dios y expresa el fin de toda creencia en entidades absolutas.
Las principales características de esta concepción:
1) Dios no crea al hombre sino el hombre a Dios.

2) Sirve para dar un consuelo a los hombres de la miseria y sufrimiento existente en este mundo; es una consecuencia de la vida decadente e incapaz de aceptar el mundo en su dimensión trágica; la idea de Dios es un refugio para los que no pueden aceptar la vida.

3) “Muerte de Dios”: Nietzsche cree que estamos ante un acontecimiento actual; estamos en un tiempo histórico clave pues en él observamos la necesidad de su final.

4) Concepto de Dios: Nietzsche se refiere al dios del cristianismo, pero también a todo aquello que puede reemplazarle, porque Dios no es una entidad sino un lugar, una figura posible del pensamiento, representa lo Absoluto. Dios es la metáfora para expresar la realidad que se presenta como la Verdad y el Bien. Dios para Nietzsche es todo aquello que sirve a los hombres para dar un sentido a la vida, pero que sin embargo se pone fuera de la vida, es semejante a Dios: la Naturaleza, el Progreso, la Revolución, la Ciencia, tomadas como realidades absolutas son el análogo a Dios. Cuando Nietzsche declara que Dios ha muerto quiere indicar que los hombres viven desorientados, que ya no sirve el horizonte último en el que siempre se ha vivido, que no existe una luz que nos pueda guiar de modo pleno.

5) Resultado de la “muerte de Dios”: para Nietzsche con esta “muerte” podemos y debemos vivir sin lo absoluto, en el transcurso de nuestras vidas. Es la condición para la aparición del superhombre.
LA ÉTICA DEL SUPERHOMBRE:
La “transformación de todos los valores” es un momento necesario para el final de la moral tradicional (o moral de esclavos) y la aparición del superhombre. Nietzsche no propone el imposible vivir sin valores; propone más bien cambiar la tabla de valores: superar la moral occidental, moral de renuncia y resentimiento hacia la vida, mediante una nueva tabla en la que estén situados los valores que supongan un sí radical a la vida. Llama “rebelión de los esclavos” al triunfo del cristianismo y el judaísmo, que sustituyen la moral aristocrática que Nietzsche cree encontrar en el mundo griego antiguo por la moral de los esclavos.
La conversión de los valores es la superación de esta moral de esclavos para recuperar de nuevo la moral aristócrata, y permite el triunfo del código moral del superhombre.
Por su parte, el superhombre es el hombre nuevo que aparece tras la “muerte de Dios”. Nietzsche lo concibe como el individuo fiel a los valores de la vida.
El perspectivismo:
Nietzsche defiende el perspectivismo. Considera imposible el conocimiento de la realidad en sí misma, pues toda afirmación y creencia, toda teoría del mundo, depende del punto de vista de la persona que la ha creado. Más aún, todo ser dotado de algún grado de conocimiento, de alguna capacidad para representarse el mundo, es tan buen testigo del mundo como nosotros, los seres humanos. Nuestro punto de vista no es mejor para una correcta descripción de la realidad que el de otras especies animales. No existe ningún dato o experiencia, no contaminado por un punto de vista, por una interpretación; no es posible un “criterio de verdad”, no existen los datos puros a partir de los cuales podamos construir un saber objetivo. No podemos encontrar datos o verdades primeras ni en nuestro conocimiento del mundo exterior o físico ni en el mundo interior.


8. NIKLAS LUHMANN: TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS. landscape.jpg

· INTRODUCCIÓN.
Niklas Luhmann, nació en Lüneburg (Baja Sajonia) en 1927. Se dedicó a la sociología (fue un sociólogo). Con 18 años fue detenido por los aliados durante la II Guerra Mundial, por formar parte de la Luftwaffe (fuerza aérea histórica del ejército de Alemania).
Posteriormente, ya en libertad, estudió derecho en Friburgo de Brisgonia, hasta 1949. En 1961, viajó a los EE.UU., donde comenzó a estudiar sociología en la universidad de Harvard (Boston), recibiendo clases de Talcott Parsons (su mentor). Este, influyó bastante en su forma de pensar, debido a que era el sociólogo más destacado de ese momento en Occidente.
A la salida de Harvard en 1964, publicó su primera obra para analizar problemas sociológicos a partir del uso de la teoría de los sistemas: “Funktionen und Folgen formaler organisation” (Duncker & Humblot, Berlín, 1964).
Un año más tarde (1965), continuó sus estudios de sociología política en la universidad de Münster, hasta 1967.
Continuó su vida en Bielefeld como catedrático de la universidad hasta 1993, momento en el que es nombrado emérito.
Debido a su obra “Die Gesellschaft der Gesellschaft”, recibió el Premio Europeo Amalfi de Sociología y Ciencias sociales, en el año 1997.
En 1968, inició un debate teórico con J. Habermas, durante el XVI Congreso Alemán de Sociología; relación que continuó hasta la muerte de Luhmann, en 1998.
Después de la publicación de otras obras, formó parte de un revista de sociología, en Stuttgart, obteniendo el premio Hegel en 1988.
Luhmann, en su trayectoria escribió múltiples libros publicados, sobre una variedad de temas.
Debido a su disputa con J. Habermas sobre la teoría de sistemas sociales, Luhmann fue conocido en América del Norte.
Siguiendo a Parson, Luhmann apuesta por esta gran teoría, dirigiendo cualquier aspecto de vida social dentro de un marco universal teórico en el que los temas que él escribió son una indicación.
La teoría de Luhmann es considerada abstracta; todo ello ha hecho de Luhmann un polémico en la sociología.
Luhmann falleció el 6 de Noviembre de 1998, dedicando los últimos años de si vida al desarrollo de una teoría de la sociedad.
· Se basó en NIETZSCHE: TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS.
Introducción Teoría General de Sistemas (TGS).
Luhmann creó la Teoría General de Sistemas (TGS), como una teoría aplicada de la sociedad que puede describir y explicar la misma y su funcionamiento como un complejo sistema de comunicaciones.
Dentro de esta teoría, no podemos prescindir del concepto de “sistema”, que se entiende como un conjunto de elementos que se hallan en relación.
Luhmann pretendió con esta teoría visionar la realidad como un sistema, lo que nos hace aplicar a esta realidad, las características del mismo. Actualmente, esta teoría se considera como un concepto que unifica significados y niveles de análisis muy diferentes.
La TGS vs Sociología.
Los cambios que se producen en la Teoría General de Sistemas (TGS), sobre todo los más recientes, influyen en los intereses que presenta la teoría sociológica, a la vez que pueden complicar los problemas de teoría surgidos en Sociología. Pero también es verdad, que la Teoría General de Sistemas, es uno de los fundamentos de la teoría sociológica, por ello sirve para explicar la realidad de una sociedad, o también de otras realidades como la educativa.
Dos grandes modelos de pensamiento: el mundo de la vida-el sistema.
Encontramos dos opciones o modelos de pensamiento, totalmente opuestas a la hora de explicar los fenómenos sociales: el sistema y el mundo de la vida.
1º. El mundo de la vida, es objeto de estudio de la realidad social, es decir, se apoya en el conocimiento de los fenómenos sociales.
El mundo de la vida, defiende el humanismo y cree en el hombre, aspectos propios de la tradición perseguida por la modernidad.
Por tanto, el mundo de la vida, al apoyarse en el humanismo, defiende la postura de un hombre que existe, convive y que, en definitiva, se mueve por sus valores.
2º. Por el contrario, otra opción de referencia de los fenómenos sociales, es la concepción sistemática, que tiene como idea fundamental, una sociedad como sistema, es decir, analizar la sociedad como teoría. Por esto, el mundo de la vida y el sistema, son ideas totalmente opuestas, ya que éste no considera como objeto de estudio el primero.
Entre los autores más destacados que apoyan estas dos posiciones, encontramos a Niklas Luhmann, principal representante de la concepción sistémica. Este sociólogo defiende una idea totalmente opuesta a la modernidad, es decir, la ciencia no se puede realizar con el hombre (valores, etc.), ya que para explicar la realidad, se necesita una teoría, lo que nos lleva a pensar que sólo es real lo que puede explicarse (la teoría).
En conclusión, Luhmann nos dice que solo el sistema podría explicar la realidad social, sin la presencia de ningún fenómeno humano, sólo y únicamente mediante el sistema.
Aquí se encuentra la gran diferencia existente con otros autores, entre ellos Habermas, que defiende la explicación de la realidad social con el mundo de la vida, apoyando la idea de la modernidad y del humanismo, el cual defiende un hombre con valores.
En definitiva, mientras que Habermas defiende el humanismo, para Luhmann la modernidad ya no existe, como tampoco existe el humanismo ni los valores del hombre. El hombre no puede explicar la realidad, mientras que el sistema sí, todo ello dará lugar a la Postmodernidad, época que abarca los movimientos del s. XX: el hombre sin ninguna ayuda, sin valores.
Comparación: LUHMANN-HUMANISMO.

Sistema
Mundo de la vida
Énfasis en la cohesión estructural.
Énfasis en la actividad intersubjetiva.
Búsqueda de vínculos abstractos y regulaciones formales.
Subrayado del espíritu comunitario y del acervo cultural como elementos de referencia explicativa.
Sociedad como equilibrio y fin en sí misma.
Sociedad como humanidad.
Cientificismo y analitismo.
Propensión al historicismo y vocación práctica y moral.
Vocación de ruptura con el pasado.
Conciencia del pasado.


Toda esta discusión, nos viene a situar en una educación sin el factor humano, es decir, sistémica. Esto nos explica, cómo la aplicación de la Teoría de los Sistemas (TGS), que nos proponía Luhmann, al conocimiento de la educación, ha desarrollado un discurso educativo y muestra la posibilidad científica que pudiese tener de la educación. De esta manera, podemos llegar a la conclusión de que la teoría de Luhmann (Teoría de los Sistemas) aplicada a la educación, ha dado lugar a elaborar una Teoría de la educación.
La comunicación forma parte de los sistemas, ahora los sistemas forman parte de la educación, por tanto, el sistema educativo es un sistema de comunicación. De este modo, todo lo relativo a la educación y a la pedagogía (por formar parte de la
educación), se concibe ahora como un sistema, de acuerdo con la teoría que nos propone Luhmann, es decir, sin humanismo.
Así, podremos dar una explicación de la educación sin tener en cuenta todo lo que nos proponía Habermas relativo al hombre, sus valores. La Teoría de los Sistemas, logra que podamos comprender la educación, sin contar con el hombre y sus valores.
Para Luhmann, el mundo es un mundo de sistemas, la única realidad teórica y de conocimiento científico; por tanto, desaparece la diferencia entre ciencias humano-sociales y físiconaturales.
El hombre, con esta realidad sistémica, ha dejado de ser objeto de conocimiento. Ahora, la única realidad conformada es la sistémico-material.
La educación se rige y sigue los mismos principios y leyes de la ciencia, como resultado del enfoque sistémico.
La Teoría de la educación, se ha basado en la Teoría General de Sistemas, para elaborar un discurso materialista planteando con él un enfoque de sistemas, como apoyo al paradigma tecnológico.
De esta manera, el desarrollo de la educación se produce desde la tecnología, todo lo cual se apoya en la epistemología, o lo que es lo mismo, un conocimiento de la realidad. Así, se hace posible el estudio de la propia educación tecnológica.
Posteriormente, la tecnología será clave en el cambio que se producirá en la práctica educativa, durante la Postmodernidad. En este plano de la práctica, la tecnología será quien determine los sistemas de educación.
Al transformarse la educación como sistema, la educación del futuro deberá modificar sus contenidos y sus aportes curriculares. La transmisión de estos conceptos educativos se asentará en la enseñanza y aprendizaje de lenguajes, todo lo cual alimentará las nuevas tecnologías de la información.
Otro cambio que se producirá, será una formación en función de principios, ya que no será considerada objeto escolar.
El resultado de estos dos cambios, hará considerar el saber como único medio para hacer avanzar a realidad tecnológica.
El sistema educativo, sólo podré llegar a conseguir sus objetivos mediante la tecnología.
En este mundo, toda actividad estará relacionada directamente con la información, la cual requerirá la formación académica del hombre en este mundo postmoderno que exigirá saber, todo lo que proporcionará un sistema educativo eficaz en la transmisión de las informaciones. En definitiva, la postmodernidad hará necesario, el saber.
Como conclusión final, la educación se planteará como eficaz y de utilidad. La sociedad de la Postmodernidad, se considerará como consecuencia de la tecnología de la comunicación.
Todo esto dará lugar a la educación del futuro planteada por A. Toffler.


9. EL DISCURSO DE LA TECNOLOGÍA: A. TOFFLER.
alvin_toffler.jpg

ALVIN TOFFLER:
Biografía.
Alvin Toffler nació el 3 de octubre de 1928 en Nueva York, es escritor y futurista doctorado en Letras, Leyes y Ciencia, es destacado y conocido por sus respectivas polémicas sobre la revolución digital , la revolución de las comunicaciones y la singularidad tecnológica. Sus trabajos iniciales están orientados al ámbito de la tecnología y su posterior impacto. Posteriormente se concentra en investigar la reacción de la sociedad y los cambios que ésta padece. Sus trabajos finales se han acercado al estudio del poder creciente del armamento militar del siglo XXI, las armas y la proliferación de la tecnología y el capitalismo. Está casado con Heidi Toffler, es también escritora y futurista, quien a influido mucho en sus obras.

Cita:
Toffler explica: "La sociedad necesita personas que se ocupen de los ancianos y que sepan cómo ser compasivos y honestos. La sociedad necesita gente que trabaje en los hospitales. La sociedad necesita todo tipo de habilidades que no son sólo cognitivas, son emocionales, son afectivas. No podemos montar la sociedad sobre datos".


En cuanto a la bibliografía más destacada del autor, encontramos: La revolución de la riqueza, El cambio de poder, El shock del futuro y La tercera ola.
VN:F [1.9.6_1107]
Citas:


· “La experiencia nos muestra que uno de los subsistemas más críticos –la educación- funciona peligrosamente mal” (pág.417).
· Para contribuir a evitar el “shock del futuro” debemos crear un sistema de educación súper industrial, y para conseguirlo debemos buscar nuestros objetivos y métodos en el futuro no el pasado. (pág.418).
· “En las sociedades estancadas, el pasado se introduce en el presente y se repite en el futuro” (pág.418).

Resúmenes:
1. Era industrial.
Antiguamente el conocimiento se trasmitía por la familia, pues siempre era heredado de las generaciones anteriores. Esto sucedió hasta que la industria con la introducción del las maquinas puso fin a este periodo, ahora se necesitaba gente cualificada, pero… ¿cómo cualificar a la gente que hasta ahora no ha conocido la innovación en las fábricas?.
La solución estaría en el sistema docente, este simularía el nuevo mundo a través de la imaginación. Esta teoría obtuvo críticas “es absurdo una educar para un presente que no puede definirse” (barzum [101] pág.125).


La revolución docente:

“En los sistemas tecnologicos de mañana… las máquinas realizarán, cada vez más las tareas rutinarias; los hombres, las labores intelectuales y de creación. ( pág.421).
Se necesitarán hombres críticos y no acatadores de órdenes. Por tanto debemos comenzar a ver el futuro produciendo imágenes sucesivas de cómo será el futuro. Por consiguiente es considerable crear un “consejo de futuro” en el que forman parte los docentes y no los profesionales, de esta manera existirán cambios y la vieja historia de que nada cambia quedara obsoleta.

Ataque a la organización:

El actual sistema de educación es la postura fija de un maestro y un grupo de alumnos sometidos a la autoridad de este. En cambio, se propone un cambio que se aleja de la metáfora de la industria, es decir, relacionar el medio con la teoría, aprender en las escuelas y a la vez en los talleres o centros de trabajo.




Asignaturas de ayer en la actualidad:
Toffler propone en este capítulo la abolición de asignaturas como inglés, francés, alemán, matemáticas, etc. pues supone un escollo para el desarrollar otras asignaturas de aspecto más útil como el embarazo, la infancia, el matrimonio, la jubilación, problemas sociales, que les permite decidir lo que quieren hacer en el futuro.

BIBLIOGRAFÍA
Webs:

· www.wikipedia.org
· http://geografiasubjetiva.com

Libros:

· “Sistemas sociales”, Niklas Luhmann.
· “Organización y decisión. Autopoiesis, acción y entendimiento comunicativo”, Niklas Luhmann.
· “El Shock del Futuro”, Alvin Toffler.
· “El Cambio de Poder”, Alvin Toffler.
· “Nietzsche y la filosofía”, Gilles Deleuze.

Otros documentos:

· Apuntes Bachillerato.